EXPERIENCIA

La importancia de ser Erasmus

  • Expertos destacan los beneficios de que el alumnado curse parte de sus estudios en el extranjero. 

Estudiantes Erasmus en la Universidad de Córdoba. Estudiantes Erasmus en la Universidad de Córdoba.

Estudiantes Erasmus en la Universidad de Córdoba.

Experiencia única. Futuro profesional. Amistades para toda la vida. Madurez e independencia. Competencias en idiomas. Aumento de la tolerancia y solidaridad. Son algunas de las palabras, expresiones y adjetivos que se utilizan desde las diferentes universidades andaluzas a la hora de hablar sobre los beneficios que reporta al alumnado una beca Erasmus. Una ayuda que facilita estudiar durante un cuatrimestre o un curso completo en una universidad de algún país europeo y que conlleva numerosos aspectos positivos directos e indirectos.

"Una beca Erasmus supone múltiples beneficios. Significa una clara mejora en la empleabilidad porque hay empresas que buscan sólo entre estudiantes Erasmus; pero también en la formación académica, en la adquisición de una mayor competencia idiomática, en madurez e independencia", asegura Julián Cuevas, del Vicerrectorado de Internacionalización de la Universidad de Almería (UAL). La ampliación de conocimientos tanto profesionales como de idiomas son dos de los aspectos más señalados por las diferentes personas responsables de estos programas en las universidades andaluzas. "Pero también lo es la amistad con otros estudiantes, tanto locales como otros Erasmus procedentes de toda Europa", añade Ricardo del Milagro, Jefe del Servicio de Relaciones Internacionales y Cooperación de la Universidad de Málaga (UMA). Las relaciones personales son muy valiosas para los estudiantes, entre otras cosas porque esos compañeros y compañeras formarán parte del mercado de trabajo en el futuro, lo que da más posibilidades a todos. De hecho, el paro entre jóvenes que han salido al extranjero con una beca Erasmus es un 23% inferior respecto al colectivo general de jóvenes cinco años después de su graduación, según datos de la Comisión Europea.

"Se suele insistir en el hecho de que los estudiantes con experiencia internacional encuentran con mayor facilidad su primer empleo al terminar sus estudios, al reunir una serie de competencias genéricas y transversales muy demandadas en el mercado de trabajo actual, lo que es un beneficio importante. Sin embargo, desde una perspectiva más amplia, el mayor beneficio radica sin duda en el desarrollo personal. No es casualidad que el lema del programa Erasmus sea Cambiando vidas, abriendo mentes, afirma Dorothy Kelly, Vicerrectora de Internacionalización de la Universidad de Granada. De hecho, los beneficios de la movilidad internacional se confirman repetidamente en los estudios de impacto que se han realizado a nivel europeo y mundial y se pueden resumir en cinco grandes áreas: lingüística, intercultural, profesional, académica y personal.

"Estudiar en el extranjero también te permite conocer otras mentalidades, culturas, tradiciones...", añade Ricardo Del Milagro, algo que en lo que también insiste Julián Cuevas, que subraya también otro tipo de ventajas de las becas Erasmus en las que no siempre se repara. "Ser Erasmus hace a nuestros estudiantes ciudadanos europeos, más entendidos de lo que representa Europa, más tolerantes ante la diversidad, más solidarios con el necesitado, les transmite imperceptiblemente unos valores de la vieja Europa que muchos defendemos. Ser Erasmus crea una fraternidad, una especie de complicidad sana entre ellos, que ya tienen a Europa como su país, sin fronteras". Cuevas explica que, por ello, desde el Vicerrectorado de Internacionalización de la Universidad de Almería se hace un intenso esfuerzo de divulgación de las ventajas de "ser Erasmus" y desde el Servicio de Relaciones Internacionales se presta una ayuda extraordinaria a los alumnos que deciden serlo.

ambién es importante la llegada de estudiantes Erasmus de otras universidades europeas. "Es tarea de la universidad crear condiciones para que esa experiencia la puedan compartir también los estudiantes que no pueden o no quieren participar en una movilidad. En esa labor es muy importante el hecho de que la UGR reciba cada año casi 3.000 estudiantes en sus aulas en el marco de diferentes programas y acuerdos de movilidad internacional, lo que tiene un fuerte impacto positivo en nuestras aulas y en nuestros campus, que se convierten en verdaderos espacios multinacionales, multiculturales y multilingües, donde todos nuestros estudiantes pueden desarrollarse incluso sin desplazarse a otro país", cuenta Dorothy Kelly. Y, además de los beneficios individuales que se acaban de reseñar, los programas de movilidad generan un alto nivel de visibilidad internacional para cada universidad. El hecho de que año tras año lleguen miles de estudiantes a las universidades andaluzas también demuestra el prestigio del que goza estas instituciones en el extranjero.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios