I+D+I

Culmina el proyecto “Huella del agua en el sector ecológico andaluz”

  • Ecovalia, la Universidad de Córdoba, ceiA3 y CO2 Consulting han puesto el punto y final al proyecto que se desarrolla en Andalucía desde 2018. La presentación de los resultados tuvo lugar durante la celebración de una jornada online a la que asistieron más de 60 personas

Trabajos en los invernaderos. Trabajos en los invernaderos.

Trabajos en los invernaderos.

El Grupo Operativo “Huella del Agua en el sector ecológico andaluz” ha echado el telón después de dos años de intenso trabajo.

El proyecto, formado por Ecovalia en representación del sector ecológico andaluz, ceiA3 junto a su grupo de investigación de la Universidad de Córdoba (AGR-228 Hidráulica y Riegos) y CO2Consulting y que cuenta con la financiación de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: Europa invierte en las zonas rurales, ha finalizado con unos resultados muy positivos, que el pasado martes se presentaron en una jornada online que contó con más de 60 asistentes.

El presidente de Ecovalia, Álvaro Barrera, fue el encargado de inaugurar las jornadas junto a Cristina de Toro, directora general de Industrias, Innovación y Cadena Agroalimentaria de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía; Emilio Camacho, catedrático de la Universidad de Córdoba; Lola de Toro, gerente de ceiA3 y Andrés García, consultor de Co2 Consulting.

La presentación del grupo operativo y del plan de difusión corrió a cargo del secretario general de Ecovalia, Diego Granado, tras el cual tomó la palabra la ingeniera agrónoma Carmen Flores para llevar a cabo la primera ponencia, “Eficiencia en el uso de agua de riego en fincas ecológicas”. Tras esta primera intervención, se celebró la mesa redonda con la exposición de varias experiencias prácticas.

Portavoces de las fincas ecológicas Flor de Doñana, Biofuente y Keops Agro explicaron cómo se ha llevado a cabo este proyecto sobre el terreno en diferentes cultivos. La mesa redonda estuvo moderada por Pilar Montesinos, catedrática de la Universidad de Córdoba. Las jornadas finalizaron con la ponencia de Andrés García, consultor de Co2 Consulting, que llevó por título “Cálculo de la huella del agua en producción ecológica: Plataforma Web y App”.

Trabajo de campo en el invernadero de fresas. Trabajo de campo en el invernadero de fresas.

Trabajo de campo en el invernadero de fresas.

El presidente de Ecovalia, Álvaro Barrera, subrayó que “estas jornadas han respondido a la transmisión de innovación en producción ecológica”. “La innovación y esa puesta en valor en las producciones ecológicas de un recurso tan escaso como es el agua, cada día nos va a traer mejores resultados. Esperemos que este proyecto sea el inicio de una segunda vuelta que podría ser un segundo Grupo Operativo de Huella del Agua en el sector ecológico andaluz”.

Una aplicación móvil, destinada al agricultor, gestionará de forma eficiente el riego.

Las fincas, que han sido monitorizadas y estudiadas, se localizan en las provincias de Huelva, Córdoba, Almería y Jaén. Cada una de ellas se dedica a producir en ecológico diferentes productos: cítricos, frutos rojos, hortícolas, así como olivar de regadío y secano.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad es asegurar que la creciente población mundial -que se prevé que alcance los 10 mil millones para 2050- tenga suficientes alimentos para satisfacer sus necesidades nutricionales. Para alimentar a otros 2 mil millones de personas en 2050, se estima que la producción de alimentos tendrá que aumentar en torno un 50%.

La producción de alimentos está directamente relacionada con la disponibilidad del agua, siendo la agricultura de riego el principal usuario de los recursos hídricos mundiales (70%), fracción que alcanza el 85% en las cuencas mediterráneas españolas.

La gestión eficiente del agua, tanto en sus aspectos cualitativos como cuantitativos, es un factor clave para satisfacer las necesidades alimentarias de la población tales como preservar el medio ambiente, reduciendo tanto las extracciones innecesarias de agua como los retornos de aguas contaminadas.

La implantación de riegos de precisión permite realizar una gestión eficiente y sostenible de los recursos hídricos, manteniendo la producción de los cultivos en cantidad y calidad, lo que repercute directamente en la reducción de su huella hídrica, esto es, el volumen total de agua dulce utilizado durante el proceso de producción.

Operarios instalando sensores en la plantación. Operarios instalando sensores en la plantación.

Operarios instalando sensores en la plantación.

Andalucía, por su ubicación en la cuenca mediterránea, es un territorio para el que los distintos escenarios de cambio climático prevén una reducción de la precipitación entre 15 y 20% para el año 2050, así como un aumento de su torrencialidad, lo que implica que la distribución de lluvia anual ocurrirá en pocos eventos.

Así, siendo la agricultura de regadío el principal usuario de agua en Andalucía, con más de 1.000.000 hectáreas, los escenarios de cambio climático para el 2050 muestran un aumento de la demanda anual de agua de riego en torno al 20%, ampliación de la duración de las campañas de riego, así como de un aumento de la demanda punta en los meses de verano superior al 10%.

Si no se implantan medidas dirigidas a realizar un uso eficiente del agua, los escenarios de disponibilidad de agua van a ser claramente deficitarios. En este contexto, surge la denominada “Huella del agua”, con el fin de evaluar de forma holística el uso consuntivo de este recurso limitado.

El proyecto se ha realizado en cultivos de berries, cítricos, olivar y hortícolas

“Huella del Agua en el sector ecológico andaluz” es un proyecto basado en el uso eficiente del agua de riego en producción ecológica. El objetivo principal de este proyecto, desde sus inicios, ha sido desarrollar un sistema de gestión eficiente del riego en los cultivos ecológicos de berries, cítricos, olivar y hortícolas en las zonas rurales de Andalucía, que permita aplicar de forma estandarizada y fiable la norma ISO 14046 de cálculo del indicador de huella del agua. Este sistema permitirá aplicar la cantidad de agua demandada por los cultivos en el momento necesario, utilizando la información registrada por sensores remotos ubicados en las parcelas de cultivo y transferida mediante TIC a las aplicaciones Web/móvil para el proceso de datos y toma de decisiones.

Además del objetivo general, el proyecto cuenta con varios objetivos específicos, tales como implementar un sistema de riego de precisión en cuatro cultivos ecológicos (fresa, cítricos, olivar y hortícolas) para ajustar la aplicación del agua a las necesidades reales del cultivo, aumentando la eficiencia del uso del agua.

Además, permitirá incorporar el indicador huella de agua a la trazabilidad de los productos ecológicos, así como desarrollar una herramienta de gestión del riego de los cultivos ecológicos y de cálculo de huella del agua basada en la metodología propuesta por el estándar internacional ISO 14046.

Por último, el proyecto también ha cumplido con el objetivo de desarrollar la aplicación móvil, destinada al agricultor, de la herramienta de gestión eficiente del riego y de cálculo de la huella del agua, que programe los eventos de riego para que el uso del recurso agua sea eficiente y calcule la huella del agua.

Aspectos innovadores

En el momento actual en el que el agua se ha convertido en un recurso escaso y limitado para la agricultura, la implementación de tecnologías inteligentes basadas en la medición remota que permitan cuantificar el uso consuntivo del recurso en tiempo real se hace indispensable. Y se acentúa, más aún, en el sector ecológico donde prima un uso sostenible y controlado del recurso hídrico.

Las TIC basadas en mediciones remotas proporcionan información relevante y de forma permanente al productor sobre las condiciones instantáneas que existen en la finca de cultivo. Sin embargo, esta información debe ser interpretada y gestionada por profesionales del sector del riego para generar resultados aplicables.

Reunión de parte del Grupo. Reunión de parte del Grupo.

Reunión de parte del Grupo.

La información obtenida del campo, a través de los sensores y las TIC, es muy valiosa para gestionar de forma eficiente el uso de agua en el sector ecológico.

La interrelación e interpretación de las variables obtenidas es necesaria para que el agricultor pueda aplicar en campo los resultados generados (reducción y momento de las abstracciones, volumen de riego aplicado, tiempo de aplicación…).

En este contexto y haciendo uso de los datos obtenidos, la determinación del indicador de huella del agua y su incorporación a la trazabilidad del producto hortofrutícola permite conocer el uso consuntivo de agua en cada proceso unitario que sufre el producto en campo.

Es decir, no sólo se instalan los sensores y medidores en las tierras de cultivo, sino que además se proporciona un software que facilita la gestión de riego de precisión. Así como el registro veraz y sistemático de los consumos de agua reales, información clave junto con la producción para la estimación de la huella del agua personalizada para las condiciones particulares de cada explotación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios