Elecciones Andalucía 2018

Hay nervios

  • En la línea de salida, el triunfalismo le marcha a Díaz y el tremendismo no le funciona a Moreno

Comentarios 1

EMPIEZA el espectáculo. Y hay nervios antes de que suba el telón. La encuesta del CIS con casi cinco mil entrevistas le ha puesto pimienta al debut. Hasta ahora dos tácticas han destacado. El triunfalismo del eterno partido gobernante y el tremendismo del perpetuo derrotado. Para el PSOE andaluz la botella medio vacía está llena a rebosar. Multiplicada la realidad, estamos en una región récord. Récord de crecimiento, de exportaciones, de PIB, de creación de empleo. Lástima que sea un clásico: en épocas de expansión económica las regiones más atrasadas de la UE crecen más que la media y generan más empleo, y en periodos de recesión retroceden mucho más que el promedio y destruyen mucho más empleo. Así que siempre vuelven al punto de partida; por eso Andalucía regresará en 2021 al grupo de territorios en convergencia, el furgón de cola del desarrollo en el tren comunitario. Según el CIS la estratagema publicitaria le marcha a Díaz.

Para el PP, en la línea de salida de esta larga campaña electoral hasta por lo menos el 26 de mayo, la cita del 2-D parece ser el banco de pruebas de un estilo nuevo: el tremendismo que tras el triunfo del Brexit y Trump ha seducido a los Salvini, Bolsonaro y compañía. Moreno maldijo ayer el barómetro del CIS como una fake news de Tezanos. Trump habría dicho lo mismo. Siguiendo esa estela, el partido de Casado le ha dado prioridad a las putas y la cocaína sobre un programa de gobierno en el que Juanma Moreno promete bajar la fiscalidad y crear 600.000 puestos de trabajo. Este es otro clásico: hay dirigentes políticos que no se han enterado de que son la economía real y las empresas las que crean empleo. En todo caso, parece que tanto la dirigencia como la adolescencia de los populares ponen más el foco en el puticlub que en el trabajo. La mayoría de las encuestas dicen que el tremendismo no funciona y ya hay quien prepara un funeral para el 2 de diciembre. Esta noche se levanta el telón y hay nervios. Incluso miedo escénico; no sólo Moreno se juega su futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios