Análisis

A la derecha no le da para 55 diputados

  • La oferta de Rivera ignora aposta que la subida de Ciudadanos nace más a costa del PP que del PSOE

Comentarios 5

MADRUGÓ la política de pactos y amaneció el segundo día de campaña con novedad desde el bando anaranjado. "Si hay un solo escaño más de cambio que de continuidad, habrá cambio", declaró Albert Rivera, consagrando la disposición de Ciudadanos a pactar con el PP si entrambos obtienen más escaños que el PSOE.

El anuncio es relevante porque deja de presuponer que lo que Juan Marín ofrece a Juanma Moreno es una alianza con él mismo como hermano mayor y se abre a la otra posibilidad: que Moreno consiga la investidura como presidente de la Junta con los escaños de ambos partidos, siendo irrelevante si se forma un gobierno bipartito o Cs sólo apoyaría desde fuera.

También lo es -relevante- porque nada más empezar la campaña el debate se sitúa en el marco de la dialéctica derecha-izquierda, por más que en la izquierda tengan sus más y sus menos y Adelante se muestre alérgica a pactar con Susana Díaz. Habrá que ver dónde queda la alergia en una coyuntura extrema. Por ejemplo, si su rechazo al PSOE diera paso inevitable al poder de las derechas extremas (por usar su terminología de brocha gorda).

La toma de posición de Rivera presenta tanta virtud clarificadora como riesgo para las partes contratantes (los proponentes de Cs y los receptores del PP). Obliga a los dos partidos a sumar 55 escaños. Ahora bien, ese es el problema, porque desconoce expresamente que Andalucía es sociológicamente más de izquierdas que de derechas, que es en la izquierda donde se sitúan a sí mismos los andaluces encuestados desde hace décadas y que el indudable ascenso de Ciudadanos procede mucho más de los antiguos votantes del PP hastiados de tanta derrota que de los ex votantes de un PSOE a la baja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios