El informe tortillón

Las tortillas de patatas preparadas conquistan Sevilla

  • Una decena de empresas, la mayoría surgidas en los últimos cinco años, se dedica ya a la venta de tortillones, un sector que cada día cuenta con más adeptos por la calidad de sus productos y la defensa de la cocina casera. Durante el Rocío, las firmas del sector llegan a vender unas 20.000 tortillas

José Luis Sánchez Alvarez de Cuatro Vitas con uno de sus tortillones José Luis Sánchez Alvarez de Cuatro Vitas con uno de sus tortillones

José Luis Sánchez Alvarez de Cuatro Vitas con uno de sus tortillones / Cosasdecome

Son de tamaño generoso, dan para 10 ó 12 buenas cuñas de tortilla. Suelen pesar entre kilo y medio y dos kilos. Para hacerlas se utilizan patatas fritas del tipo bastón, huevo de verdad, sal y suelen llevar cebolla. Su precio está en torno a los 6 euros. Es el sueño de todos, bueno y barato. Es la fórmula maravillosa que utilizan una decena de empresas que se dedican ya en la provincia de Sevilla a la venta de tortillones de patatas, una fórmula de éxito, una alternativa casera y natural a la comida rápida que, si nos dejamos llevar por los espectaculares números del sector, encanta cada día a más público.

En la provincia de Sevilla el número de firmas dedicada a este mundo de los tortillones está en torno a la decena. La mayoría de las firmas se ha creado en los últimos años y ha tenido un crecimiento espectacular. Valgan algunos datos. El Tortillón, una firma surgida en 2016 en Mairena del Aljarafe ha pasado en dos años de tener 4 trabajadores a 37 y de tener un local, a tres, más un cuarto que abrieron en la provincia de Huelva el pasado mes de junio, aunque este último establecimiento tan sólo abre en verano. A las Dos y Pico, otra firma puesta en marcha el pasado mes de diciembre en Tomares ha casi duplicado ya su plantilla (de 3 a 5 personas) en los pocos meses que llevan abiertos.

El empresario sevillano José Manuel González Bonilla ha puesto en marcha también “Tortilla’s” una firma con base en Palomares del Río y que pretende franquiciar establecimientos por toda España basándose en la tortilla. Varias fuentes del sector coinciden en que es en El Rocío y en Navidad cuando se dan los mayores picos de ventas. En la pasada edición de la romería, según los cálculos de los empresarios se superaron facilmente las 20.000 tortillas. Otro dato, la empresa “encasa”, una firma con sede en Alcalá de Guadaira y dedicada a la fabricación de envases de cartón desde hace 25 años, destaca que “la subida es muy importante en estos últimos años tanto en demanda de envases para tortillas como en el número de empresas que se dedican a ello”. El dato adquiere más importancia porque esta firma es la que abastece a muchas de estas tiendas dedicadas a la comida casera preparada.

¿Cuales son las claves de este fenómeno?

Hay un dato en el que coinciden todas las fuentes del sector. Este movimiento, esta moda de los tortillones de patatas para llevar a casa, tiene su origen en Bormujos. Allí está “Kilometro 1”, la primera de estas empresas que se dedicó a la elaboración de tortillones de patatas para llevar. “Ellos son los dioses” señala de forma muy gráfica uno de los empresarios consultados para hacer este reportaje.

Su despacho está en la calle Ramón y Cajal. Dos pisos. En la planta alta, en la fachada, un cuadro de cerámica con la imagen de la Virgen, ramo de flores de ofrenda incluido. Su fachada no llama excesivamente la atención, pero una vez que se entra en la zona de atención al público, su expositor de comidas tradicionales preparadas te cautiva. La sensación de limpieza, de comida fresca y apetitosa, el olor a guiso, el personal perfectamente uniformado, las bandejas saliendo desde la cocina… la atmósfera logra atraparte. La vista se me va para una impresionante bandeja de sangre encebollá, una de las especialidades de la casa.

El establecimiento lo regenta la familia Moreno Carretero. Fue allá por 1975 cuando José Antonio Moreno y Felisa Carretero ponen en marcha el bar kilómetro 1. Hay dato exacto de fundación, el 17 de julio. La comida casera era el éxito de la casa. En el año 2003 y ya con su hijo Juan Antonio Moreno Carretero, da un cambio a su establecimiento y deciden transformar el bar en una tienda de comida preparada. Ahí comienza el movimiento “tortillón” de la provincia de Sevilla.

Desde entonces la fama del establecimiento no ha parado de subir. Las tortillas de Kilómetro 1, o de kilómetro 0 como también les llaman, son cada día más conocidas. La factura de nuestra compra puede ser más que indicativa. Compramos un tortillón, 455 gramos de ensaladilla y 400 gramos de muslos de pollo al ajillo. Todo está bueno y el importe es de 12,19 euros. Habrían comido perfectamente 4 personas y habría salido el almuerzo por 3 euros por comensal…este dato explica mucho el fenómeno.

Cuatro Vitas

El boom de kilómetro 1 está en torno a 2010. La segunda de las empresas importantes en esta historia es Nuestra Señora de Cuatro Vitas. Está en Bollullos de la Mitación, en la avenida Juan Pablo II, una carretera que cruza todo el pueblo. El cocinero José Luis Sánchez Alvarez y su esposa Rosa Vera Rodríguez pusieron la empresa en marcha en el año 2012. José Luis es cocinero profesional. Tiene 47 años y sus padres tenían bar en Triana. Se había fijado en lo bien que funcionaba el tema de las tortillas y decidió poner en marcha su propio establecimiento en Bollullos, un sitio bastante alejado de Kilómetro 1.

El Tortillón

Pero la gran mayoría de las empresas se han puesto en marcha en los últimos tres años. Uno de los casos más llamativos es “El Tortillón”. La empresa la pusó en marcha un matrimonio de Sevilla, Luis Galve, de 44 años y Eva Ferrete, de 46. Luis ya tenía experiencia en la gestión de empresas relacionadas con la alimentación. Puso en marcha hace unos años una cadena de heladerías, yogurice, basada en los helados de yogur, un negocio que se puso de moda hace unos años. LLegaron a tener 55 tiendas franquiciadas.

Luis no descarta franquiciar su enseña “El Tortillón”. No parece algo dificil dado el éxito de su empresa. Comenzaron hace dos años en la avenida de los descubrimientos de Mairena del Aljarafe. Eran entonces cinco personas trabajando. Ahora cuentan con una nave para elaborar las tortillas y la comida preparada de sus establecimientos y dos tiendas más en Sevilla (avenida de Alemania y Luis Montoto). Además es de las pocas que tiene servicio a domicilio.

Espectaculares también las cifras de “Tortilla’s”. El proyecto tiene la firma de un profundo conocedor del sector de la hostelería, José Manuel González Bonilla. Tiene ahora 55 años y hace poco más de un año que comenzó con su proyecto de franquicias en torno a las tortillas. Tienen ya una nave de 300 metros cuadrados donde elaboran los productos en Palomares del Río y una tienda en la calle Marqués de Pickman en la zona de Nervión, en Sevilla ciudad.. El proyecto es de lo más llamativo. Han patentado un sistema, con unas sartenes especiales, para hacer las tortillas y lo que hacen en sus naves centrales es preparar una mezcla de los ingredientes de las tortillas. Estos se sirven a las tiendas, donde añaden el huevo y las terminan. Su preparado para hacer tortillas les funciona tan bién que ya tienen 180 negocios en la provincia que los utilizan, detalla José Manuel.

La Esperanza en Dos Hermanas

En “La Esperanza”, un negocio que funciona en la calle Padre Ramón Ramos Torres en Dos Hermanas, las colas de clientes son habituales los fines de semana. Sin ir mas lejos de un viernes a un domingo pueden vender unas 1.500 tortillas. Manuel Cuevas y Juan María Franco pusieron en marcha el negocio el uno de junio de 2015. Señalan que la clave está “en utilizar buena materia prima”. Para hacerse la idea del volumen de trabajo tienen funcionando a la vez 10 sartenes friendo patatas. Recomiendan reservar para no quedarse sin género.

Los últimos en llegar han sido los de “A Las Dos y Pico” una empresa que abrió en la calle Clara Campoamor de Tomares en diciembre de 2017. Son innovadores y ofrecen unos llamativos tortillones cuadrados. Han encontrado las sartenes en el extranjero “porque queriamos diferenciarnos”. El negocio lo ha puesto en marcha Pedro Garrido, de 45 años y natural de Sanlúcar la Mayor. Trabajaba en la construcción y vio en este negocio una posibilidad de autoemplearse. También ofrecen algunas tortillas originales como una de patatas y gambas al ajillo u otra de patatas, calabacines y berenjenas. La cosa marcha tan bien que ya han aumentado plantilla y de 3 personas que comenzaron han pasado a 5.

La guía de los tortillones

Aquí están los datos de las principales firmas del sector. Pulsando sobre cada nombre puede obtener su dirección, teléfono y saber sus productos más destacados:

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios