Elecciones

El 10-N se sacude la propaganda

  • Las grandes formaciones, salvo el PNV, firman un acuerdo ante notario para no colocar banderolas ni publicidad exterior

  • Ciudadanos no logra que se unifique la publicidad electoral de los partidos a domicilio

Cartelería electoral de diversos partidos políticos en una carretera. Cartelería electoral de diversos partidos políticos en una carretera.

Cartelería electoral de diversos partidos políticos en una carretera. / Archivo

Los principales partidos del Congreso, excepto el PNV, han llegado a un acuerdo este miércoles para reducir la publicidad electoral de las elecciones generales del próximo 10 de noviembre, por lo que no colocarán banderolas en los lugares reservados como gratuitos por los ayuntamientos, ni contratarán publicidad exterior o espacios comerciales para carteles y otra propaganda.

El acuerdo, propuesto por el PSOE, ha sido firmado ante notario por PP, Ciudadanos, Podemos, Vox, ERC, JxCAT, y Compromís, y sólo el PNV se niega a firmarlo 

Fuera del convenio queda la colocación de carteles y pancartas que se produce de manera tradicional la noche de inicio de la campaña electoral en los espacios gratuitos que los ayuntamientos habilitan para tal efecto, de acuerdo al artículo 55 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral (Loreg).

El PP aseguró que eliminará toda la publicidad electoral en el exterior, según informó en un comunicado, en el que explica que se trata de ser "coherentes" con la posición que han mostrado hasta ahora porque creen que los españoles "merecen más propuestas y menos propaganda".

Volcados en campaña para tapar sus vergüenzas

Por el contrario critican que otros partidos "se volcarán en la campaña electoral" para "tapar el bloqueo" al que sometido al país en los últimos meses. En concreto, se refiere al PSOE y su líder, Pedro Sánchez, a cuya "incapacidad" para negociar atribuyen la repetición electoral.

Ciudadanos, que también ha firmado el acuerdo ante notario, lamenta que la propuesta socialista no incluya unificar en un envío la publicidad electoral de los partidos a los domicilios que, según cálculos de la formación naranja, supondría un ahorro de 20 millones de euros.

Unidas Podemos lamenta, asimismo, que no se hayan acordado medidas que supongan un mayor ahorro, como la del mailing único, y que tampoco se haya contemplado la celebración de dos debates entre los candidatos de los principales partidos, que han propuesto.

Vox ha argumentado que se suma a la iniciativa de "ahorro publicitario" para la campaña electoral porque siempre defendido que el coste de los partidos políticos "no puede seguir recayendo en el bolsillo de los ciudadanos a través de indemnizaciones y subvenciones" y apoyan el ahorro en el gasto de los partidos.

Por su parte, Compromís ha constatado su firma del acuerdo con el objetivo de "reducir gasto electoral" y conseguir una campaña "más sostenible". También reclama que el PSOE no utilice el Consejo de Ministros como su "publicidad exterior" haciendo propuestas electorales desde la institución.

La publicidad exterior mediante carteles y banderolas que emplearon los partidos en la última campaña electoral fiscalizada por el Tribunal de Cuentas, correspondiente a las elecciones de junio de 2016, costó más de 2,4 millones de euros, aunque formaciones como el PSOE, Podemos y Bildu no gastaron nada.

En concreto, el importe total del dinero dedicado a estos fines contabilizados por el Tribunal de Cuentas en su informe de fiscalización de las elecciones generales de junio de 2016 asciende a 2.428.508 euros repartidos entre la mayoría de los 18 partidos y coaliciones que se presentaron a aquellos comicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios