La colmena

La resaca del 26-M: ¿Y si el alcalde lo 'decide' el juez?

  • Si cambiamos los indecisos de las urnas por los indecisos de la mesa de negociación, seguimos igual que hace una semana

El granadino Fran Hervías, en la comisión nacional de pactos de Cs, junto a Luis Salvador. El granadino Fran Hervías, en la comisión nacional de pactos de Cs, junto a Luis Salvador.

El granadino Fran Hervías, en la comisión nacional de pactos de Cs, junto a Luis Salvador.

Efecto boomerang: las elecciones municipales con más candidaturas de toda la democracia han terminado reforzando el bipartidismo. Vox se incorpora a las instituciones, tanto en los ayuntamientos como en la Diputación, pero ni Ciudadanos ha dado el sorpasso al PP ni se ha puesto fin a la era de las mayorías absolutas.

Más de un centenar de municipios de Granada se acostaron hace una semana sabiendo quién sería su alcalde hasta 2023. El electorado ha respondido a la sobreabundancia de papeletas (los excesos tienen tantas contraindicaciones como la escasez) apostando por el voto útil y el pragmatismo.

En las 174 batallas electorales, el PSOE es el partido que más ha ganado y el PP el que más se ha resentido

De las 174 batallas que se han librado en Granada en las Municipales de 2019, los socialistas han ganado con contundencia (el PSOE de Pepe Entrena podrá repetir mandato con la tranquilidad de la mayoría absoluta en la Diputación) y los populares se han impuesto en una treintena de municipios. El PP ha sido la fuerza que más se ha resentido por el auge de Cs y la fragmentación del voto de derechas hacia Vox, pero la fotografía provisional apunta a cierta estabilidad. Ya se han iniciado los primeros contactos para la formación de gobierno en los municipios en los que no ha vencido ningún partido con claridad y, en los próximos días, se intensificarán las negociaciones para ir despejando el mapa final de poder tras la jornada electoral del 26-M.

La mayor incertidumbre se sitúa sobre las dos ciudades más pobladas de la provincia: la capital y Motril. En los dos casos se dibuja una situación similar pero a la inversa: en Granada ha ganado el PSOE pero puede gobernar el centro-derecha y, en la Costa, ha quedado como primera fuerza el PP de García Chamorro pero los socialistas podrían mantener la Alcaldía.

Todo queda pendiente de las habilidades de unos y otros para mover con astucia los hilos del tablero, de la capacidad que tengan para desmontar las líneas rojas y los vetos con que las diferentes formaciones buscarán su momento de protagonismo (postureo en unos casos; contraprestaciones insalvables en otras) y, más en Motril que en Granada, de la libertad real que tengan los propios candidatos y sus equipos para llegar a acuerdos al margen de los partidos.

La capital, la plaza más reñida

La capital era una plaza complicada y así ha sido. Tanto que no sería descartable que el nombre del alcalde de Granada esté en el aire hasta el mismo día de la investidura: el sábado 15 de junio. Por la mañana se pondrá a cero el contador en la Plaza del Carmen y por la noche nos iremos de feria. ¿Quién encenderá este año el Corpus? ¿Quién se hará la foto como primera autoridad de la ciudad en la llegada del AVE una semana después? Porque la decisión no la tomarán (sólo) los políticos ni se acordará (sólo) con los protagonistas locales.

Granada vuelve a ser rehén de su historia: de la reciente y de la pasada. En la negociación de la capital, los tribunales tendrán un peso específico por la mochila que arrastran los dos candidatos a ocupar el Despacho de la Mariana: Paco Cuenca, por su imputación cuando era delegado de Innovación, y Sebastián Pérez, por la denuncia de "pucherazo" con que terminó el último congreso provincial.

Así escrito se simplifica demasiado. No son casos equiparables como tampoco lo es la situación del actual alcalde socialista con las denuncias por corrupción y la detención de Torres Hurtado que hace tres años desalojó al PP del Ayuntamiento de la capital.

Pero la cuestión no es tanto la interpretación e importancia que tenga cada caso (los detalles y evolución de los procesos los hemos ido contando esta semana en Granada Hoy) como la que se le quiera dar para inclinar la balanza hacia un lado u otro y, sobre todo, con la decisión final que se tome según dictaminen los tribunales.

El caso de Cuenca podría resolverse en cuestión de días (el juez de Sevilla que lleva el caso tiene que decidir si sobresee la causa o lo procesa) e igual ocurre con la denuncia que interpuso García Montero por supuestas irregularidades durante el congreso del PP al que se presentó como alternativa al actual presidente y candidato a la Alcaldía.

En Granada, PSOE y Ciudadanos suman sin necesidad de recurrir a Vox con sus planteamientos de extrema derecha y sus exigencias de entrar en el gobierno para resarcirse del fracaso que está significando su posición de apoyar pero no entrar en el Ejecutivo del 'tripartito andaluz'. Justamente, es aquí donde la reedición del acuerdo de PP-Cs-Vox se complica a nivel local porque se une, además, a los recelos que el propio candidato local Onofre Miralles (ex del PP) tiene hacia Sebastián Pérez (quienes se sienten agraviados a nivel familiar no olvidan...)

La negociación, en Madrid

Pero no sólo la Justicia tendrá un papel protagonista en el futuro de Granada; también Madrid. En 1979 el trueque fue con Sevilla y, en esta ocasión, es en la capital de España donde Granada es una pieza más de la negociación que los grandes partidos han iniciado esta semana para resolver las plazas más estratégicas del mapa electoral del 26-M. Y, aunque la capital de España es la más simbólica, es evidente el peso que ocupará una ciudad como Granada…

Así que estamos (casi) igual que el domingo pasado... Cambio el papel de los indecisos de las urnas por los indecisos de la mesa de negociación (con Ciudadanos como llave de gobierno) y me plagio: "Porque entra en juego la razón pero también el corazón y hasta la suerte". Más aún si incorporamos factores externos tan imprevisibles como la justicia y ampliamos el foco del juego de la liga local a la nacional.

También en lo deportivo seguimos igual. Cambiamos Los Cármenes por el campo del Mallorca y ahí sigue la incertidumbre sobre el ascenso del Granada CF. Para saber si el próximo martes nos acostaremos con un equipo de Primera o de Segunda; para saber si el día 15 nos acostaremos con un alcalde de izquierdas, de derechas ¿o de centro?

En la primera incógnita, el fatídico accidente del jugador Reyes ha aplazado la fecha del partido previsto para este domingo; en la segunda, está por ver si el esperado auto de un juez anticipa o aplaza el resultado de la negociación...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios