Arzobispado de Sevilla

El Palquillo

El taller de restauración del Arzobispado de Sevilla, en imágenes

Una clínica para el arte. El Arzobispado de Sevilla cuenta desde hace poco más de un año con un taller de restauración en el que trata su valiosísimo patrimonio. En estos días, este estudio, situado en una de las renovadas alas del Palacio Arzobispal, está ocupado por cuatro grandes zurbaranes de la propia pinacoteca del Arzobispado y algunas de las más valiosas tallas realizadas por Martínez Montañés para la iglesia del convento de Santa Clara, actualmente en rehabilitación. Fundado por iniciativa del monseñor Asenjo, arzobispo emérito y gran amante del arte, este taller diocesano cumple con una triple función: la documentación y estudio de las obras de arte; la intervención en las mismas; y la docencia, ya que gracias a un convenio de colaboración con la Universidad de Sevilla sirve para que los jóvenes egresados puedan sumar las prácticas necesarias a su currículo. Además, mediante el programa Emplearte, se ofrece una primera oportunidad laboral al alumnado recién licenciado. Una tarea de acompañamiento y formación que se viene realizando en colaboración con la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla desde 2014.