Pasarela

Máxima de Holanda llora a su hermana

  • La reina está "conmocionada" por la muerte su hermana pequeña, que sufría trastornos psicológicos y presuntamente se ha suicidado

Máxima de Holanda, junto a su marido el rey Guillermo Alejandro. Máxima de Holanda, junto a su marido el  rey Guillermo Alejandro.

Máxima de Holanda, junto a su marido el rey Guillermo Alejandro. / EFE

Máxima de Holanda recibió ayer una de las noticias más tristes de su vida. Su hermana pequeña, Inés Zorreguieta, de 33 años, falleció la noche del miércoles en su apartamento de Buenos Aires. Un portavoz de prensa del Estado holandés confirmó ayer por la mañana la noticia. Según esta fuente, la causa de la muerte habría sido presuntamente un suicidio, aunque no dio más detalles acerca de lo ocurrido. Sí es cierto que padecía problemas psiquiátricos.

El cuerpo de Inés fue hallado en su casa, en el barrio porteño de Almagro, por su propia madre, Maria del Carmen Cerruti, y una amiga, quienes se acercaron hasta la vivienda al no lograr contactar con ella en todo el día. Posteriormente responsables de la policía confirmaban que no había indicios de violencia en el domicilio.

Inés era la pequeña de siete hermanos por parte de padre, la pequeña de los cuatro hijos que tuvo el político Jorge Zorreguieta con María del Carmen Cerruti. Aunque se llevaba 14 años de diferencia con Máxima, cultivaban una relación estrecha. La reina holandesa era su protectora. Seguía de cerca sus problemas de salud y hasta intentó convencerla –sin éxito– para que se mudara a Holanda y así tenerla más cerca. Sufría depresiones y había atravesado trastornos de alimentación, que incluso llevaron a que la internaran en una clínica en 2012. De estos problemas de salud siempre trató de protegerla Máxima, pues era su hermana favorita.

Inés Zorreguieta era licenciada en Psicología y llegó a trabajar como analista de investigación de las Naciones Unidas en Panamá. En ese país conoció a un joven argentino con quien salió hasta 2012, año en el que rompieron y ella regresó a Buenos Aires. Una vez allí fue víctima de críticas cuando entró a trabajar para el Ministerio de Desarrollo Social, pues el nombramiento de la hermana de Máxima de Holanda se interpretó como un trato de favor.

La reina Máxima, "conmocionada y desolada", despedirá en menos de un año al segundo miembro de su familia, pues el pasado 8 de agosto también murió su padre, a los 89 años, víctima de una larga enfermedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios