cómics

Luchando contra el pasado

  • Englehart dio un giro a la cabecera Capitán América con un combate que simbolizaba el choque entre los viejos y los nuevos valores de EEUU.

Detalle de la portada Detalle de la portada

Detalle de la portada

'CAPITÁN AMÉRICA Y EL HALCÓN, 4: ¡EL OTRO CAPITÁN AMÉRICA!'. Steve Englehart, Sal Buscema y otros. Panini. 456 páginas. 34,95 euros.

Con ¡El otro Capitán América!, la reedición de los episodios clásicos de Capitán América en la colección Marvel Gold se adentra en una de las etapas más importantes de la historia del personaje, la que firmaron el guionista Steve Englehart y el dibujante Sal Buscema (con el aporte ocasional de otros artistas como Frank Robbins) en la década de 1970.

El personaje debutó en 1941, de la mano de Joe Simon y Jack Kirby, y había sido recuperado durante el nacimiento del universo Marvel, de nuevo con Kirby, esta vez acompañado por Stan Lee a los guiones, en una larga temporada en la que también participaron dibujantes como Jim Steranko, John Romita o Gene Colan.

Entre una y otra versión, allá por los años 50, el héroe protagonizó un puñado de episodios marcados por el tono paranoico de la Guerra Fría: en ellos, el Capitán América y Bucky luchaban contra espías comunistas en suelo estadounidense, pero dichas aventuras contradecían la continuidad establecida por Lee y Kirby, que decidieron que Bucky había muerto en la Segunda Guerra Mundial y el Capitán había pasado veinte años congelado en un bloque de hielo hasta que los Vengadores lo devolvieron a la vida en 1964.

Dicha contradicción fue aprovechada por el joven Englehart, que sorprendió a los lectores explicando que el dúo anticomunista de 1950 estaba formado por unos imitadores, y no por los héroes originales. Así, al principio de su larga intervención, Englehart enfrentó a Steve Rogers con los falsos Capitán América y Bucky, añejos y reaccionarios, en un combate que simbolizaba el choque entre los viejos y los nuevos valores de unos Estados Unidos divididos por la sangrienta guerra de Vietnam.

El título de la cabecera incluía por aquel entonces al Halcón, un superhéroe afroamericano que servía de particular sidekick del protagonista, y entre el elenco de secundarios destacaba la espía Sharon Carter, compañera sentimental de Rogers, de modo que el conflicto sirvió también para comentar lateralmente cuestiones como el racismo o el feminismo.

Estos subtextos políticos, tan frecuentes al comienzo de la llamada Edad de Bronce de los cómics (especialmente en el primer lustro de los años 70), aun careciendo de verdadera profundidad, sirvieron para enriquecer el género y dotarlo de una mayor imbricación con el mundo real, de una progresiva conciencia y madurez.

Englehart dejó una huella permanente en la cabecera del Capitán América, especialmente con la saga del Imperio Secreto y la crisis de identidad del personaje (que vendrá en el siguiente tomo de la reedición), de tal modo que se puede afirmar que contribuyó decisivamente a configurar al Capitán América que conocemos hoy día.

¡El otro Capitán América! contiene los números 149 a 168 de Captain America (1972-1973; el primero de Englehart es el 153), y la mayoría de ellos están dibujados por Sal Buscema, otro de los nombres indisolublemente asociados al vengador abanderado, que firma aquí un trabajo sensacional. El tomo incluye, cómo no, extras y comentarios que amplían el placer de la lectura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios