UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

Más de 500 alumnos pasan por el Centro de Investigaciones para la Voz y la Música

  • Respaldado por el Hospital Universitario Reina Sofía y con docencia en la Facultad de Medicina, trabaja en la clasificación natural de la voz y la música como lenguaje integral en el ser humano

Evitar el carraspeo, toser fuerte o estornudar de manera violenta, no tomar caramenlos de meta ya que resecan la mucosa o no fumar. Estos son sólo algunos de los consejos para evitar sufrir problemas de la voz y algunas de las recomendaciones que da el presidente del Centro de Investigaciones para la Voz y la Música de la Universidad de Córdoba (UCO), Ángel Jiménez. Se trata de un espacio único en Andalucía y que, además, cuenta con el respaldo del Hospital Universitario Reina Sofía e imparte una asignatura dedicada a la voz en la Facultad de Medicina.

La idea de ofertar esta asignatura, con reconocimiento de créditos libre elección, surgió en el curso 2006-2007, con dos objetivos: “Hacer partícipe a la comunidad universitaria de la cultura musical mediante la formación y presentar un medio preventivo y terapéutico para docentes, mediante la voz cantada”, detalla Jiménez.

El docente asegura que “nuestra filosofía y nuestro trabajo fue orientado a insertar en cualquier núcleo social la cultura musical, sin selección previa del alumnado, aún sacrificando premisas estrictamente musicales”. Eso sí, la intención principal fue la de “hacerles partícipe mediante agrupaciones vocales con la formación como premisa fundamental” y, para ello, realizaron programas y metodologías empíricas y objetivas.

Conforme fueron pasando los años y aumentando los matriculados, las líneas de investigación también fueron aumentando. Así, en 2010, explica Jiménez, se abrieron dos líneas nuevas: la clasificación natural de la voz y la música como lenguaje integral en el ser humano, que “se postulan como dos pilares fundamentales sobre los que nace el Centro de Investigaciones para la Voz y la Música para intentar ampliar a toda la sociedad nuestras inquietudes académicas, terapéuticas, pedagógicas y culturales desde nuestra percepción integral integral y global de la voz y la música”.

Los primeros años la actividad académica se desarrolla en el Departamento de Educación Artística y Corporal de la Facultad de Ciencias de la Educación, mientras que la actividad se trasladó este curso al Departamento de Otorrinolaringología de la Facultad de Medicina.

Desde que la iniciativa se puso en marcha han sido ya más de 500 los alumnos los que han aprendido a usar bien la voz gracias a esta asignatura e, incluso, se ha puesto en marcha el Coro del Centro de Investigaciones para la Voz y La Música.

El Coro del Centro de Investigaciones para la Voz y la Música (CVM) recoge la herencia natural del anterior Coro Universitario Preshco, creado por Ángel Jiménez, que además es profesor superior de canto y doctorando del departamento de Educación Artística y Corporal, en el área cultural del Programa de Estudios Hispánicos en Córdoba de la UCO hace ya doce años por iniciativa de su director residente Carlos Vega. De manera inicial, el Coro Preshco estaba constituido sólo con estudiantes americanos, lo que limitaba el desarrollo de la actividad y las aspiraciones musicales de la agrupación, debido a que no tenían continuidad en el tiempo y con un número limitado de alumnos. Posteriormente, según narra Jiménez, se fueron incorporando al grupo alumnos y cantantes o residentes en España, “lo que hizo que el coro tuviera más estabilidad aunque no la suficiente aún”. Al mismo tiempo, este profesor comenzó a prestar especial atención a la voz y sus problemas y comienza a trabajar en objetivar métodos pedagógicos de la voz cantada junto al doctor del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba Enrique Cantillo Baños. Entre ambos fueron desarrollando una metodología integral y global para la enseñanza del canto, además de protocolos objetivos para prevención y tratamiento de las enfermedades profesionales de la voz.

A pesar del interés que suscitó desde el primer momento la asignatura, la crisis también provocó que ésta dejara de estar patrocinada por el Programa Preshco. Así las cosas y, según explica Jiménez, la Fundación Miguel Castillejo se ofreció a patrocinar la actividad con la creación del Coro de la Fundación Miguel Castillejo, como referente músico-vocal y cultural de la asignatura y del Centro de Investigaciones para la Voz y la Música. Jiménez subraya que apenas una semana después de interpretar el coro en la catedral de Sevilla la Sinfonía Resurrección, de Gustav Mahler, tuvo lugar el concierto de inauguración en la Fundación Miguel Castillejo. El profesor insiste en que actualmente es uno de los coros de referencia de la ciudad de Córdoba, “con la premisa de nuestros postulados como filosofía inquebrantable, lo que llevó a interpretar en octubre de 2011 el Requiem de Mozart junto a la Orquesta de Córdoba en la iglesia de San Agustín.

Además de las clases, el coro ya prepara alguna que otra novedad. Jiménez avanza que desde un punto de vista musical, ahora trabajan en la realización del Gloria de Vivaldi, que interpretará el próximo 22 de noviembre con motivo de la festividad de Santa Cecilia.

Para el próximo ejercicio, Jiménez señala que su intención es la de seguir trabajando en la asignatura ampliando sus módulos de enseñanza y estabilizando el aula de lenguaje musical. A nivel global, continúa, el Centro de Investigaciones para la Voz y la Música ha programado, coordina y supervisa la Escuela de Canto de Badajoz, de iniciativa privada pero con una metodología completamente estructurada por el Centro de Investigaciones para la Voz y la Música. “Estamos trabajando para desarrollar un centro formativo en Córdoba como raíz y donde se desarrolle el área investigadora”, apunta y añade que también proyectan trabajar desde el área formativa y terapéutica para que estén integradas por actividad física y salud, además de la formación y la prevención. Todo, para mantener la voz en condiciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios