La contaminación lumínica bajo control

El profesor de la Universidad de Huelva José María Madiedo, vinculado también a la Red Española de investigación sobre Bólidos y Meteoritos, ha diseñado un aparato para rastrear la bóveda celeste con el fin de localizar las fuentes de contaminación lumínica y seguir su evolución.

El invento también comprende un método de procesamiento de datos. En la actualidad cuando es necesario medir la contaminación lumínica se utiliza desde tierra un fotómetro que mide los niveles de luminosidad globales. Este procedimiento, sin embargo, no identifica las fuentes responsables de esa contaminación y, por tanto, no permite corregir las emisiones de luz.

Otra fórmula tradicional consiste en medir la luz desde satélites, pero ese sistema tampoco es eficaz porque no logra resultados representativos del problema en niveles más próximos al suelo. Frente a esas soluciones el invento de José María Madiedo cuantifica la luz procedente de una región concreta de la bóveda celeste y localiza las fuentes individuales que son responsables de la contaminación. La invención está pensada especialmente para los espacios naturales protegidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios