Sevilla promueve cuatro espacios de 'co-working'

  • El programa de emprendedores concluye con la elección de los tres mejores proyectos y formación para 480 personas.

La Universidad de Sevilla tiene en proceso de creación cuatro espacios para el co-working o trabajo colaborativo con capacidad para acoger a más de un centenar de emprendedores. El vicerrector de Transferencia Tecnológica, Ramón González Carvajal, afirma que el objetivo no es solo facilitar la tarea al emprendedor y facilitarle servicios básicos, sino “tenerlos identificados, que sepan quiénes son y que se conozcan entre ellos”. El primer espacio de trabajo colaborativo de la Universidad de Sevilla se ha abierto en el Campus Reina Mercedes, al que se van a sumar progresivamente otros similares en los campus de Cartuja, la Salud, y Ramón y Cajal. (En la imagen superior los promotores Salumedia, firma especializada en la aplicación de las  tecnologías móviles y redes sociales a la medicina, en el espacio de trabajo colaborativo del Campus Reina Mercedes).

El proyecto parte del planteamiento de que emprendimiento e innovación que pueden darse juntos o separados. “No toda la persona emprendedora es innovadora y al revés, por eso es importante que los universitarios se conozcan y se creen equipos”. Afirma que la cultura de creación de equipos no ha arraigado en la sociedad española. “Es importante saber hacer equipos, identificar quién hace falta y quién sobra porque una empresa tira adelante cuando sus equipos son complementarios”. Con esa finalidad, está previsto que se desarrollen actividades lúdico informativas, del tipo Café con Ciencia, que impliquen a los emprendedores que utilicen estos espacios en los cuatro campus para favorecer el conocimiento y la interrelación.

Esta iniciativa es complementaria al programa US Emprende que se extiende a lo largo de todo el curso para concluir con la selección de las mejores ideas de negocio de la comunidad universitaria. La convocatoria, que ha alcanzado su novena edición, ha reunido este curso a 480 promotores de 200 ideas. El vicerrector de Transferencia Tecnológica subraya que se pide a los alumnos solo y exclusivamente una idea plasmada por escrito. Se seleccionan las 11 mejores ideas y a partir de ahí empieza una fase de formación en la que participan todos los equipos que acuden al certamen. Es decir los 480 participantes.  Finalmente han sido elegidos tres proyectos ganadores: uno presentado por estudiantes y dos por investigadores, todos ellos en la fotografía superior.

En la modalidad de alumnos el equipo ganador ha sido Racing Perfomance Composites, iniciativa presentada por estudiantes de ingeniería pertenecientes al equipo de Fórmula Student Andalucía Racing Team que consiste en el uso de la fibra de basalto para fabricar piezas de carrocería. El primer producto que se plantea comercializar, actualmente en fase de prototipo, es el cuadro de una bicicleta de gama alta.

Silar (Servicios Integrados de Inteligencia Ambiental y Robótica) es el segundo proyecto ganador. Liderado por un profesor y una doctora del Departamento de Ingeniería de sistemas y Automática, utiliza tecnología desarrollada por ellos para desarrollar robots autonómicos con ciertas capacidades cognitivas para la asistencia a personas de edad avanzada.

El tercer proyecto ganador, Apenkey  plantea el desarrollo de dispositivos de identificación basados en componentes electrónicos para múltiples plataformas. La iniciativa la han liderado dos ingenieros de telecomunicaciones de la Universidad de Sevilla, uno de ellos investigador del centro mixto que la institución mantiene con el CSIC.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios