El candidato inesperado salta la segunda vuelta de las elecciones en Málaga

  • El rector en funciones, José Ángel Narváez, y el director de la Escuela de Informática, Ernesto Pimentel, se disputarán el Rectorado en la ronda definitiva · Miguel de Aguilera se queda fuera, con el 25,7% los votos ponderados, frente al 43,7% de Narváez y el 30,5% de Pimentel.

Al final hubo sorpresa. El próximo rector de la Universidad de Málaga tendrá que ser elegido en segunda vuelta pero no entre los dos candidatos que parecían tener más opciones. Ernesto Pimentel, catedrático de Lenguaje y Sistemas Informáticos, se ha colado con holgura en una carrera para la que no partía como favorito y competirá el próximo 3 de diciembre por el Rectorado frente a José Ángel Narváez, catedrático de Fisiología. El tercer aspirante, Miguel de Aguilera, ha quedado fuera de la competición, con un 25,7% del voto ponderado. No ha logrado imponerse en ninguno de los colectivos llamados al voto. En este sentido, sus resultados han sido peores que los que logró en 2011, cuando obtuvo un gran respaldo de los estudiantes.

Formalmente el vencedor de esta consulta ha sido José Ángel Narváez, tres veces vicerrector y actual rector en funciones. Ha recabado el 43,7% del voto ponderado. Ha sido el candidato preferido en todos los sectores llamados a las urnas, pero en ninguno se ha impuesto por mayoría absoluta. Por centros, en diez ha sido el más votado entre los profesores con vinculación permanente y se ha alzado con la mayoría absoluta en Filosofía y Letras, Derecho, Medicina, Arquitectura y Bellas Artes.

Aunque ha sido felicitado y reconocido como vencedor, en realidad la suya es una victoria con un cierto regusto a derrota. Tendrá que volver a pelear por el Rectorado, esta vez frente a un contrincante que nunca jugó como favorito en las quinielas, pero que si recibe el apoyo de los votantes de Aguilera podría ganarle la próxima mano.

Ernesto Pimentel, director de la Escuela de Informática, ha hecho una campaña silenciosa. Alejado de la tensión de los últimos días, con un equipo muy corto y una puesta en escena muy justa ha podido traspasar las fronteras de las ingenierías, donde sí disfruta de popularidad, para penetrar en el resto de los centros. Se ha hecho con el 30,6% de los votos.

En estas circunstancias ha pasado de ser un candidato casi invisible a ser un contrincante muy serio. Sumar unos días más de campaña previsiblemente mejorará su capacidad para calar en el electorado. Ha sido el aspirante más votado por los profesores con vinculación permanente de Informática, Telecomunicaciones, Psicología y Ciencias. En las dos primeras, además, por mayoría absoluta.

Antes incluso de que concluyera el escrutinio Miguel de Aguilera remitió un comunicado de prensa en el que agradecía a la comunidad universitaria el apoyo recibido que se traducía en un 25,7% de los votos ponderados. También "reconocía" la "gran labor realizada por todos y cada uno de mis compañeros de candidatura, aportando ilusión, sabiduría y trabajo a un proyecto realmente apasionante" y les instaba a seguir "trabajando para que la UMA de todos sea la Universidad que merecemos".

En las elecciones estaban convocadas 41.137 personas entre alumnos, profesores y personal de administración y servicios. Estos son unos comicios ponderados en el que no todos los electores pesan igual en el resultado. Los profesores e investigadores funcionarios y contratados fijos tienen en sus manos el 55% de los votos finales. Son por tanto quienes más deciden. El segundo sector en fuerza es el de los alumnos, que representa el 25% del voto ponderado. Después se sitúan los profesores e investigadores con contratos temporales que, pese a representar casi la mitad del cuerpo docente, sólo pesan un 10% a efectos electorales, igual que el personal de administración que supone otro 10%. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios