Los rectores exigen vincular las becas solo a los ingresos

  • La CRUE reclama al Ministerio de Economía que detenga los cambios normativos que prepara y que aumente el presupuesto de ayudas a los alumnos · Wert rebaja los requisitos para las becas menos cuantiosas

 Los rectores de las universidades españolas siguen sin compartir los criterios que el Ministerio de Educación plantea para las becas del curso 2013/2014. En el transcurso de una reunión que mantuvieron el 27 de junio reclamaron al ministro José Ignacio Wert que aumente el presupuesto de becas y ayudas al estudio

para asegurar su carácter de derecho individual, con el único requisito de las rentas de los alumnos y, en el supuesto de que no incremente esta partida, que detenga la redacción del nuevo real decreto y prorrogue el actual con el fin de abrir  "un proceso de diálogo y análisis riguroso para los cursos posteriores".

La tercera opción que ofrecieron los rectores al ministro Wert fue modificar la normativa actual pero solo para "restablecer la preeminencia de la renta como único factor para el acceso a este derecho, muy en especial en lo que se refiere a la matrícula y aquellos componentes que resultan esenciales para disfrutar del derecho". Los rectores subrayan que los " requisitos académicos deben ser homogéneos para todos los estudiantes universitarios, con independencia de que sean beneficiarios de una beca o ayuda al estudio".

La reunión del ministro con la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) se ha desarrollado en un "clima de diálogo", según resalta la organización universitaria en un comunicado. Según este escrito, el Ministerio de Educación coincide con los rectores "en la necesidad de incrementar los presupuestos para becas y

ayudas al estudio y se ha comprometido a modificar la redacción del borrador de real decreto , de forma que los requisitos académicos para el disfrute de exención de tasas, tanto para nuevo ingreso como para permanencia, sean los vigentes en el curso 2012-2013. Respecto al resto de componentes de las becas, el punto de partida del Ministerio es mantener los requisitos académicos del borrador. Los rectores han insistido en que deben ser los mismos que los aplicables al precio de matrícula y que el requisito académico exigido debe situarse en un 5, primando, en todo caso, los niveles de renta. 

Las universidades temen que la combinación de los requisitos académicos que plantea Educación, sumada al cambio de modelo en la asignación económica acaba excluyendo a los estudiantes con menos recursos y, por tanto, convirtiéndose en un obstáculo a la igualdad de acceso a los estudios superiores de los colectivos más vulnerabales porque "se exige un esfuerzo mucho mayor a quien tiene menos recursos y posibilidades".

Los rectores indican que se confunde el refuerzo positivo a los estudiantes con mejores rendimientos económicos con las becas, "que son un instrumento de integración

y promoción social". Creen que la reducción general de cuantías y de componentes, la reducción de umbrales económicos y el endurecimiento de requisitos académicos "producirán un número importante de abandonos".

El ministro, tras las múltiples quejas recibidas desde las universidades y las autonomías, incluidas las gobernadas por el PP, se ha mostrado dispuesto a cambiar algunos términos de la reforma de las becas, pero sólo parcialmente y de forma tímida. Finalmente, no se elevará a 6,5 la nota necesaria para conseguir la gratuidad de la matrícula en la universidad. Se mantendrá el 5,5, pero sólo para las ayudas menos cuantiosas, entre las que figuran las tasas académicas, y no aquellas que, por ejemplo, permiten estudiar fuera de la residencia familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios