INVESTIGAR EN SEVILLA

Nuevas puertas contra la esquizofrenia

  • El equipo de Luis Gonzalo de la Casa constata en animales la posibilidad de que el cerebro aprenda a anticipar y a reproducir los efectos de medicamentos antipsicóticos lo que abre una vía para mejorar las terapias contra enfermedades mentales

Comentarios 0

Los resultados de una investigación con animales en la Universidad de Sevilla han abierto una puerta para mejorar los tratamientos de enfermedades mentales como la esquizofrenia así como de otras patologías como el párkinson o la fibromialgia. Estos problemas severos de salud están vinculados a un desequilibrio en la dopamina, un neurotransmisor que participa en el movimiento, la sensación del placer y en la atención. Las personas que sufren esquizofrenia tienen un exceso de dopamina que les impide diferenciar lo importante de lo que no lo es. Este desorden lleva a las alucinaciones y delirios, síntomas de esta enfermedad mental. Mediante los fármacos antisicóticos existentes los especialistas logran reducir la actividad de la dopamina así como los síntomas que provoca. Ahora el equipo que dirige Luis Gonzalo de la Casa Rivas, catedrático de Psicología en la Universidad de Sevilla, ha logrado resultados satisfactorios en experimentos con ratas en los que constata la posibilidad de que el cerebro “aprenda a anticipar y reproducir los efectos de los fármacos antipsicóticos”. Este hallazgo abre nuevas vías para reducir las dosis de medicamentos a los pacientes y evitar en cierta medida los efectos secundarios.

“La experiencia con ratas ha consistido en administrar el fármaco a los animales en un contexto determinado, una cámara experimental, durante días consecutivos. Posteriormente los hemos colocado en el mismo lugar pero sin admistrarles la droga. En este proceso hemos comprobado que el contexto en el que se medica a los animales -la cámara experimental- tiene capacidad por sí solo de provocar el efecto de la droga”, explica el responsable de esta investigación que es financiada por el programa proyectos de excelencia de la Junta de Andalucía. De este modo mediante un proceso asociativo, al encontrarse en un entorno en el que ha tenido la misma vivencia, el cerebro del sujeto se prepara para repetir dicha experiencia. Con ello se logra el efecto del medicamento como si se tratara de un placebo. Tras estos resultados con animales, el objetivo de este equipo de Aprendizaje y Cognición es continuar los estudios con enfermos. “El objetivo de nuestra investigación es llegar a comprender cómo aprendemos los seres humanos y los animales y trasladar ese conocimiento a la práctica para mejorar las condiciones de vida de los pacientes”, destaca Gonzalo de la Casa. En esta línea, este equipo colabora en estudios preliminares con el grupo de Neurodesarrollo y Psicosis del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) ubicado en el Hospital Virgen del Rocío.

Además de estos aspectos relacionados con el aprendizaje asociativo, estos expertos han comenzado a trabajar en el estudio de las relaciones entre el proceso atencional y las emociones a partir de un proyecto de investigación denominado Un estudio comparado del efecto de factores motivacionales y emocionales sobre la preexposición no reforzada de estímulos, financiado en la última convocatoria del plan nacional de I+D del Ministerio de Economía y Competitividad. “Hemos observado que cuando nuestro estado emocional es positivo, por ejemplo cuando estamos alegres o satisfechos, atendemos más y mejor a los estímulos, mientras que cuando estamos enfadados o tristes tendemos a concentrar nuestra atención en aquellas cosas que están relacionadas con ese estado emocional negativo”.

Este grupo lo integran 15 investigadores de la Universidad de Sevilla entre los que se encuentran profesores y alumnos de tesis doctorales, siete de los cuales pertenecen al área de Psicología y que permanecen a la espera de la financiación que en 2012 les concedió el Ministerio de Ciencia e Innovación en el programa de I+D. El equipo también está pendiente aún de la evaluación por parte de la Junta de Andalucía de otro proyecto de excelencia que presentaron hace más de un año. Estos recursos son necesarios para avanzar en esta línea contra enfermedades graves.

El equipo de Psicología Experimental lleva más de 20 años trabajando en el ámbito de la psicología comparada y, además de la colaboración recientemente iniciada con el grupo de Neurodesarrollo y Psicosis del IBIS, ha venido trabajando de forma asidua con investigadores de las Universidades de Duke (Estados Unidos) y del Tel Aviv (Israel).

más noticias de INVESTIGACIÓN Ir a la sección Investigación »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios