Sueños y recortes

  • López Melero: "Me encantaría dedicar los últimos años de mi vida rofesinal a poner en práctica el modelo de escuela inclusiva"

El catedrático de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Málaga Miguel López Melero tiene el sueño de cerrar su trayectoria universitaria dirigiendo sobre el terreno la conversión de un centro en un colegio inclusivo. Hace cuatro años elevó esta propuesta a la Dirección General de Bienestar Social de la Junta de Andalucía. Un cambio en el organigrama de la Consejería dejó en suspenso la iniciativa que ahora ha vuelto a plantear. “Me encantaría dedicar los últimos años de mi vida profesional a poner en práctica el modelo de escuela inclusiva en la que todos se eduquen, convivan y piensen juntos”.

Cree que en menos de una década y pudiendo elegir al 50% del profesorado podría conseguir una escuela totalmente inclusiva. “Ese es mi sueño. No sé si podré conseguirlo”, agrega. López Melero está dispuesto a regalar ese trabajo. “Lo haría gratis. No quiero un solo euro”, dice al tiempo que advierte de las consecuencias a medio plazo que tendrán los recortes en investigación. “Pagar las nóminas es lo primero, eso es verdad, pero la investigación no se puede abandonar. Recortar ahí es un golpe muy fuerte” y subraya cómo, por ejemplo, a veces no hay dinero “ni para el bocadillo y mucho menos para la gasolina” de los investigadores que acuden periódicamente a los ocho centros andaluces que forman parte del proyecto Roma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios