INVSTIGAR EN CÓRDOBA

Un componente del antiácido Almax, utilizado como descontaminante

  • La catedrática Cristobalina Barriga desarrolla en el grupo Química de los Compuestos Laminares una línea de investigación para generar productos a bajo coste para limpiar la contaminación de metales pesados a partir de la hidrotalcita, una sustancia que también se utiliza para aliviar la acidez estomacal.

La catedrática Cristobalina Barriga (con rebeca roja) junto a investigadores de su equipo en el Campus de Rabanales. / BARRIONUEVO

El grupo Química de los Compuestos Laminares de la Universidad de Córdoba (UCO) busca alternativas más económicas para fabricar productos descontaminantes. Hay actividades humanas como la industria o la minería que dejan un rastro importante en la naturaleza, en agua y suelo fundamentalmente. Los metales pesados que se acumulan son tóxicos tanto para el ser humano, como para la ganadería, la agricultura y la vida silvestre. Por ello, lograr abaratar la producción de descontaminantes facilitará también su uso y redundará en mejoras de condiciones nuestras de vida, de nuestros alimentos y del medio ambiente.

Esta es la base del trabajo de este equipo que dirige la catedrática de Química Inorgánica de la UCO, Cristobalina Barriga, quien detalla que su grupo de investigación trabaja en compuestos laminares, en concreto hidróxidos dobles laminares también conocidos como hidrotalcitas, desde hace mas de veinte años. Las hidrotalcitas son una clase de minerales con buenas propiedades adsorbentes (con 'd', es, según la RAE, la capacidad para atraer moléculas o iones de otro cuerpo y retenerlas en la superficie) que, entre sus usos más dispares, se encuentran en antiácidos como el Almax.

La anterior responsable de esta línea de invsetigación fue Ángeles Ulibarri, que fue “pionera en la síntesis y caracterización de estos compuestos de gran versatilidad y con un gran número de aplicaciones”, recuerda. Barriga destaca que estas aplicaciones abarcan cada vez más áreas de trabajo, “modificando y ajustándose a las necesidades de la sociedad”. En los últimos años  “nos hemos centrado en su aplicación como absorbente de contaminantes orgánicos e inorgánicos en aguas, como pesticidas, tintes y metales pesados”. El último proyecto nacional que ha desarrollado este grupo es Hidrotalcitas modificadas con ácido húmico, como filtros de descontaminación de pesticidas y metales pesados en aguas potables, que comenzó en 2011 y finalizó el pasado mes de junio.

Este proyecto se puso en marcha  para modificar las propiedades de absorción de las hidrotalcitas, “introduciendo algunos cambios importantes mediante la modificación de los compuestos con la intercalación de aniones orgánicos que permitieran adsorber pesticidas de baja polaridad y también para captar cationes metálicos, principalmente metales pesados”, anota. Lo que propone este equipo, en base a los resultados obtenidos en el laboratorio y publicados en revistas internacionales, es “el uso de los hidróxidos dobles laminares como absorbentes de contaminantes frente a los más utilizados, como por ejemplo el carbón activo, debido a su alta capacidad de absorción y bajo coste”, señala la catedrática. 

Los resultados de la investigación ya ha despertado la atención de empresas como Magtel -empresa cordobesa orientada fundamentalmente a las telecomunicaciones-, y que se ha interesado “para la aplicación de estos compuestos como filtros para la eliminación de metales pesados de las aguas procedentes de las balsas de la minería y hemos ultimado los detalles para la realización de un proyecto de investigación con objeto de abordar el problema a nivel de laboratorio primero y posteriormente a mayor escala, mediante el diseño de un prototipo piloto de eliminación de los metales”, anuncia.

Barriga también alude a la repercusión que tendría en el sector los resultados de su investigación y anota que los productos de partida “no son caros y los métodos de síntesis sencillos”. Eso si, reconoce que “el principal problema radica en ajustar y optimizar las condiciones de los tratamientos y diseños de los filtros o procesos a seguir y sobre todo abordar la complejidad del sistema a tratar”. “Este es el mayor reto que se nos presenta y al que nos enfrentamos con ilusión”, admite.

Este grupo, del que forman parte tres profesores de la UCO, trabaja ahora en el uso de los hidróxidos dobles laminares como descontaminantes de metales. Barriga avanza que en enero del año que viene comenzará, de manera probable, con el proyecto financiado por Magtel. Destaca que otro “campo interesante es el uso de estos compuestos como absorbentes de tintes orgánicos que estamos realizando en colaboración con la Universidad de Oran y que, previamente, ya hemos publicado un artículo que está siendo muy citado”. Subraya que, además, han solicitado un proyecto en la convocatoria nacional de 2015 en colaboración con los profesores Luis Sánchez y Manuel Cruz del grupo FQM-175 titulado Materiales para el empleo sostenible de procesos fotocatalíticos en la eliminación de contaminantes urbanos, en el que pretende utilizar, entre otros materiales, las hidrotalcitas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios