INVESTIGAR EN HUELVA

El laboratorio entra en casa por internet

  • El Grupo de Control y Robótica de la Universidad onubense crea un sistema que permite al alumno realizar sus prácticas de forma remota gracias a las técnicas de realidad aumentada.

Andrés Mejías con un autómata industrial en primer término que se puede controlar a través de internet. / JOSUÉ CORREA

Hacer prácticas de laboratorio en casa, pero al mismo tiempo en un laboratorio real gracias a las técnicas de realidad aumentada. Ese el proyecto que ha puesto en marcha el Grupo de Investigación Control y Robótica que dirige el catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad de Huelva (UHU), José Manuel Andújar.

Este proyecto para realizar prácticas a distancia en la Universidad de Huelva lo desarrolla un equipo compuesto por Andrés Mejías, Reyes Sánchez y Marco Márquez. La idea partió precisamente, de la tesis doctoral realizada por Mejías y dirigida por Andújar con el nombre Aportaciones a los laboratorios remotos en los estudios de ingeniería. Interacción de elementos virtuales y reales mediante realidad aumentada: el laboratorio remoto aumentado, que fue premiada en 2013 por el Comité Español del Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE) de Estados Unidos, la mayor organización profesional científico-técnica del mundo, como mejor tesis doctoral en el ámbito de la educación en ingeniería.

Andújar explica que “la enseñanza virtual presenta el problema de que el alumno sufre una descontextualización ya que no le permite trabajar con los sistemas físicos o reales que son los que usará cuando acabe sus estudios; lo que interesa realmente es que el estudiante pueda ya trabajar con un sistema real que es con el que se va a encontrar en su actividad profesional”. Con este proyecto, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Huelva es la primera de España y la pionera a nivel internacional en ofertar asignaturas cuyas prácticas reales pueden ser realizadas en este tipo de laboratoriosdesde cualquier punto, sin barreras de espacio ni tiempo. Además el proyecto utiliza en todas sus fases software de libre distribución.

Para acceder al laboratorio es suficiente con tener conexión con internet. El acceso es permanente de modo que el interesado solo necesita reservar su cita para poder trabajar. El estudiante tiene el laboratorio real disponible desde su casa 24 horas 365 días al año. Con este sistema, el estudiante manejará desde su casa los aparatos que se sitúan en el laboratorio. A éstos se les añaden unos componentes virtuales –realidad aumentada- que, interactuando con los componentes físicos situados en el laboratorio, son los que le permitirá llevar a cabo las prácticas de laboratorio de las asignaturas de la carrera. Para desarrollar la faceta pedagógica, el grupo de investigación cuenta con la colaboración de Ramón Tirado, profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Educación de Huelva. La imagen real del laboratorio y los ingredientes virtuales agregados forman un todo –realidad aumentada- en el que, a distancia, el alumno puede trabajar como si fuera a control remoto.

En el Campus de La Rábida de la Universidad de Huelva ya se está usando esta metodología de estudio en distintas asignaturas. Una de ellas es las prácticas de laboratorio que permiten al alumno trabajar con una cinta transportadora real de un proceso de fabricación a la que se le van añadiendo componentes virtuales para valorar cómo la primera trabaja en distintas circunstancias, con diversos componentes y para diferentes operaciones.

El alumno puede hacer actuaciones semejantes en otra de las prácticas de laboratorio, donde ha de valorar la actividad de unas placas solares y cómo éstas son más eficaces según las irradiaciones de luz que reciben o incluso acceder al manejo de motores industriales a los que se les añade “un registro de variables que deja marcada la actuación del alumno durante sus prácticas”, en palabras de Reyes Sánchez.

Para José Manuel Andújar el método de laboratorio a distancia incluye aún más ventajas. El catedrático comenta el hecho de que permite trabajar con distintas universidades, como ya son los casos de la de Cádiz y la UNED por ejemplo. Ofrece la posibilidad de que no tenga que repetirse el mismo tipo de laboratorio en cada centro docente al facilitarse el acceso on line, de modo que pueda crearse una red de laboratorios a nivel nacional o internacional y que en cada sede pueda haber uno distinto con las consiguientes ventajas económicas y de especialización. Además, el hecho del trabajo a distancia y no presencial favorece una mejor conservación del material y un gran ahorro de costes. Finalmente, el acceso on line es una ventana abierta llena de posibilidades para los países con menos recursos económicos, de modo que con el laboratorio a distancia se sitúan en igualdad de oportunidades con aquellos que se forman en universidades de mayor potencialidad. De hecho, se está preparando un proyecto de investigación piloto para que estudiantes de una universidad hispano americana puedan formarse desde su país realizando prácticas de forma remota en los laboratorios del grupo TEP 192 en la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios