INVESTIGAR EN HUELVA

Las mimosas, un peligro en Doñana

  • El botánico Adolfo Muñoz, experto en especies invasoras y en peligro de extinción, resalta su capacidad para crear bosques que alteren el ecosistema

Comentarios 0

Las mimosas son un peligro a tener en cuenta en Doñana. La advertencia la realiza Adolfo Muñoz, profesor del Área de Botánica y uno de los mejores expertos de la Universidad de Huelva. Al frente de un laboratorio de la Facultad de Ciencias Experimentales, donde comparte trabajo con otros cinco científicos y 13 alumnos, investiga tanto las especies vegetales autóctonas en peligro de extinción como a las invasoras que amenazan la flora endémica.

En el momento en que Saber Universidad visitó el centro de investigación, los esfuerzos estaban encaminados hacia un tipo de margarita –sonchus- que se encuentra en peligro de extinción y que solo se da en la península Ibérica (Almería), al tiempo que se realizaban estudios sobre las especies vegetales en las marismas onubenses.

Adolfo Muñoz dirige este grupo de investigación a la vez que forma también parte de otros equipos de ámbito andaluz y nacional. Trabaja en un proyecto sobre conservación de flora amenazada que coordina la Universidad de Sevilla. En el campo del conocimiento de la flora y la vegetación ha participado en distintos trabajos sobre la flora vascular en Andalucía occidental y oriental, sobre flora y vegetación en Huelva y flora ibérica. En esta último caso está involucrado en proyectos nacionales coordinados por la Universidad de Córdoba.

Otro flanco abierto es el de los estudios del litoral y marismas onubenses. En 2007 formó, junto con profesores de otras áreas de conocimiento, el grupo de investigación Marismas y Playas, que desarrolla trabajos sobre el funcionamiento de los ecosistemas onubenses.

También atiende el campo aerobiología, con investigaciones relacionadas con la emisión de polen, y está al frente del Aula de Sostenibilidad, creada con ayuda de la Junta de Andalucía y cofinanciada por la Administración autonómica y la Universidad de Huelva, con el objetivo de fomentar actividades de educación, voluntariado, información y gestión ambiental.

En el campo de las especies invasivas subraya la amenaza de las acacias o mimosas y de la uña de gato. La primera es considerada, por Muñoz, como muy peligrosa y capaz de crear auténticos bosques sino se toman medidas serias. “La acacia es muy usada como vallado de fincas o por carácter ornamental. Su semilla si se queda en el suelo puede germinar durante años”. Además puede suponer una gran alteración del ecosistema al cambiar sus bosques las condiciones y provocar reacciones en el medio natural. De hecho, Muñoz llama la atención y reclama se tomen medidas para evitar su propagación en Doñana.

La uña de gato se emplea en jardinería y es utilizada, a veces, para la contención de terraplenes. Su poca necesidad de agua le ha hecho extenderse por la primera línea de costa siendo muy habitual en las dunas o en la propia arena de la playa. Sus flores de vistosos colores la hacen identificable con extrema facilidad.

En el otro extremo nos encontramos con las especies en peligro de extinción. El profesor de la Onubense aclara que no toda extinción está provocada por la actividad humana, sino que a veces responde a la dinámica natural. “El problema es que el ritmo de extinción se ha acelerado mucho en estos últimos tiempos y se entiende que esto no responde a causas naturales”. 

más noticias de INVESTIGACIÓN Ir a la sección Investigación »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios