INVESTIGAR EN GRANADA

Cerebsensing, un avatar del cerebro

  • Jesús Garrido, investigador de la Universidad de Granada (UGR), desarrolla un proyecto interdisciplinar sobre neurociencia computacional, que simula redes neuronales y sus mecanismos de aprendizaje principalmente referidos al control motor del cuerpo.

Jesús Garrido, junto al robot desarrollado. Jesús Garrido, junto al robot desarrollado.

Jesús Garrido, junto al robot desarrollado. / PEDRO HIDALGO

El estudio de los procesos de aprendizaje es algo que ha ocupado a numerosos pedagógos y psicólogos a lo largo de la historia del ser humano. Sus teorías han dado respuestas, válidas y acordes con los tiempos en los que se han desarrollado, sobre cómo funcionan eso procesos en el ser humano; pero que con el tiempo han dado lugar a nuevas teorías y progresos. Mucho aportaron a su época los conductistas como Skinner o los cognitivistas como Piaget, quienes basaban sus doctrinas del desarrollo de la mente en métodos, básicamente, observacionales. El panorama actual permite ir más allá gracias a la neurociencia, que se detiene en el estudio del sistema nervioso del ser humano, algo que hace 30 años quizás era impensable.

Hoy en día conocemos cómo nuestra mente representa el mundo en el que nos movemos, es decir, como a través de la sensación que llega a nuestro cerebro procedente de los cinco sentidos es codificada en señales de tipo nervioso que dan lugar a la percepción, un proceso que interpreta esas sensaciones en base a la experiencia y los recuerdos vividos. Según el mensaje recibido nuestro organismo podrá traducirlo en movimiento, emoción, palabras... Todo esto se traduce desde un punto de vista biológico, en un sistema de redes neuronales muy complejas interconectadas entre sí.

Con está teoría bien aprendida y la participación de disciplinas como robótica e inteligencia artificial surge en el seno de la Universidad de Granada el proyecto Cerebsensing, en el que trabaja el investigador Jesús Garrido gracias a una beca Marie Curie. Durante dos años -y ya ha consumido el primero- deberá recrear, con sistemas informáticos, neuronas artificiales y las distintas conexiones, inspiradas en los procesos biológicos de las sensaciones y percepciones humanos, que se establecen entre ellas según lo aprendido en experiencias vividas. El objetivo es que, llevado todo esto a un plano computacional, un robot sea capaz de entender y procesar la información percibida e interpretarla con movimientos motores o musculares. En definitiva, este proyecto se basa en la creación de un “avatar de ese cerebro humano que estudia la neurociencia”, y como las conexiones neuronales repercuten en el plano motor (del movimiento) explica el investigador,

“Cerebsensing se centra en el papel que juega el cerebelo a la hora de predecir sensaciones futuras”, explica Garrido “ya que esta parte del encéfalo, constituida por una masa de tejido nervioso, se encarga de la coordinación muscular y otros movimientos no controlados por la voluntad”. Los resultados obtenidos hasta la fecha, comenta el investigador, “son bastante prometedores”, mientras muestra en el laboratorio, donde desarrolla su labor, cómo la máquina reacciona ante diferentes movimientos y es sensible a los objetos que se interponen en su camino. Incluso es capaz de coger cosas.

Este tipo de estudios donde la robótica emula los comportamientos humanos e incluso adquiere la capacidad artificial de las personas para aprender, se basa en un algoritmo muy particular, que según el propio Jesús Garrido tendrá numerosas aportaciones positivas para las personas. Así, supondrá un avance en la intelección de los procesos de percepción y aprendizaje humano. “Con estos modelos computacionales podremos simular problemas neurodegenerativos y buscar nuevos fármacos y tratamientos o terapias derivados de un mejor entendimiento del funcionamiento del ceberero”, sostiene Garrido. Además de dar lugar a la creación de nuevas formas de procesamiento de la información basados en el modo en que el cerebero gestiona todos los estímulos que recibe continuamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios