Día Mundial contra el Tabaco La última guerra antitabaco

  • El tabaquismo decae, pero aún fuma el 25% de la población

  • Expertos proponen, entre otras medidas, incrementar precios y financiar terapias

Especialistas en Neumología consideran oportuno extender la regulación del consumo de tabaco a otros espacios públicos. Especialistas en Neumología consideran oportuno extender la regulación del consumo de tabaco a otros espacios públicos.

Especialistas en Neumología consideran oportuno extender la regulación del consumo de tabaco a otros espacios públicos. / Barrionuevo

Con motivo del Día Mundial contra el Tabaco, que se celebró ayer viernes, muchas instituciones y sociedades científicas del ámbito de la salud, han lanzado mensajes y recordado sus postulados para luchar contra el tabaquismo y prevenir las enfermedades derivadas de su uso, pulmonares y cardiovasculares especialmente. El tabaco se relaciona con unos 15 tipos distintos de cáncer, principalmente con el de pulmón, laringe, vejiga, esófago o boca, entre otros. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) quiere subrayar la importancia de la prevención y recordar que entre el 30 y el 50 por ciento de los tumores son evitables adoptando hábitos de vida saludables, y que uno de los principales factores de riesgo de padecer un cáncer es el tabaco, responsable de hasta un 33% de los tumores y de hasta un 22% de las muertes por cáncer, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Asi, “desde SEOM, destacamos que pese a los importantes logros conseguidos en las últimas décadas con respecto a la concienciación sobre el efecto protumoral del tabaco, éste sigue siendo responsable de casi 8 millones de muertes por cáncer en el mundo”, afirma la doctora Ruth Vera, presidenta de SEOM. Además, “sabemos que 9 de cada 10 personas desconocen que beber o fumar aumenta el riesgo de desarrollar un cáncer. Por ello, queremos insistir en que nunca es tarde para dejar el hábito tabáquico. Los beneficios de dejar de fumar empiezan desde el primer día y a los 10 años de haber abandonado el tabaco el riesgo de morir por un cáncer de pulmón se reduce a la mitad. Dejar de fumar antes de los 40 años, reduce la probabilidad de muerte por enfermedades relacionadas con el tabaco en un 90%”, señala Vera.

Según puso de manifiesto el informe ‘Tabaquismo y cáncer en España: situación actual’, publicado por la Asociación Española Contra el Cáncer, el consumo de tabaco en España ha ido disminuyendo con los años, pero todavía existe un porcentaje importante de la población española que fuma (25%), principalmente los hombres ( 27%) y en menor medida las mujeres (18%). Asimismo, en la franja de edad de entre 25 y 34 años es donde se observa un mayor porcentaje de fumadores. El consumo de tabaco tiene una relación inversamente proporcional a los ingresos en el hogar. A menos ingresos en el hogar, mayor porcentaje de fumadores.Además, también es evidente que la exposición al humo ajeno (fumadores de segunda mano) ha disminuido significativamente en los últimos años y el 84% de la población dice no estar expuesta nunca o casi nunca a humo.

Además, del cáncer, hay otras muchas patologías que pueden verse agravadas o ser desencadenadas por el consumo de tabaco, como es el caso de las enfermedades reumáticas y autoinmunes sistémicas. Por ello, dentro de la campaña “Por tus huesos, no fumes”, desde la Sociedad Española de Reumatología han lanzado un decálogo para explicar estos riesgos. De este modo, subrayan que los radicales libres del tabaco provocan inflamación, que puede empeorar las consecuencias del lupus, el incremento de enfermedad cardiovascular o que multiplica por cuatro el riesgo de padecer artritis reumatoide. Además, el tabaco disminuye la oxigenación y aumenta el dolor, debilita los huesos y aumenta el riesgo de fractura.

Por último, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) insiste en que se tienen que adoptar medidas antitabáquicas para preservar la salud respiratoria y prevenir numerosas y graves enfermedades. Desde esta sociedad científica proponen un paquete de cinco medidas concretas que deberían aplicarse en España lo antes posible para poner coto al aumento del tabaquismo. En su opinión, es preciso incrementar el precio del tabaco, implantar el empaquetado genérico, facilitar el abandono del consumo de tabaco a los fumadores, incluyendo las terapias de cesación tabáquica en la cartera de prestaciones financiadas por el Sistema Nacional de Salud, extender la regulación del consumo de tabaco a otros espacios públicos y vigilar y controlar el cumplimiento de la actual Ley nacional del consumo de tabaco en lugares públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios